Historia de LLOYDS

El nombre Lloyd’s viene del apellido de Edward Lloyd quien inauguró una cafetería en el sector financiero en la ciudad de Londres en 1688. Dentro de poco, se empezaron a juntar en su cafetería empresarios y mercantes de productos provenientes de y destinados a ultramar.

De a poco fue surgiendo entre los clientes de la cafetería, la idea de compartir los riesgos de transportar mercancías. Progresivamente se fue desarrollando el negocio de suscribir o compartir en partes el valor de un embarque. Estos suscriptores o “Aseguradores” pasaron a llamarse “Lloyd’s Underwriters” y el negocio de suscribir y compartir los riesgos de un embarque se llamó un “Seguro”.

Para formalizar esta suscripción de un riesgo circulaba un documento en el cual cada suscriptor o asegurador anotaba el porcentaje o proporción máxima del riesgo total que él estaba dispuesto a asumir.

El documento llamado “La Póliza”, circulaba hasta que el valor total del riesgo estuviera cubierto. Estas “Pólizas” tenían un formato casi igual a aquel usado ahora y cada “Underwriter” firma cada uno por lo suyo, es decir, cada firmante responde por su participación del riesgo asumido.

Edward Lloyd no participó en el negocio del seguro. Junto con administrar su cafetería, en 1696 inició la publicación de un periódico con información relacionada con buques, embarques y artículos de interés general para sus clientes. Sin embargo, su función principal fue la de suministrar un lugar donde se llevarían a cabo estas transacciones.

Con la muerte de Edward Lloyd, surgió la necesidad de tener un lugar donde los “Underwriters” pudieran continuar con sus negocios. En 1770, la “Society of Lloyd’s”, una sociedad voluntaria, especie de agrupación gremial, pusieron a disposición de sus miembros salas de reuniones en Pope’s Head Alley, Londres. Más adelante esta sociedad se trasladó varias veces hasta ocupar un edificio construido con el mismo propósito en 1928 en Lime Street, Londres.

Hasta 1871, la Sociedad Lloyd’s había funcionado como una especie de club privado con un comité directivo. En ese año se formalizó, por medio de un Acta del Parlamento, la creación de la “Corporación Lloyd’s”. El Acta comienza con las siguientes palabras: “ por mucho tiempo ha existido, en la ciudad de Londres, una agrupación o sociedad que antes operaba en la Cafetería Lloyd’s…”

Aunque radicalmente diferentes en sus proporciones, las funciones de la Corporación no difieren tanto en las desarrolladas por aquel dueño de cafetería del cual derivó su nombre. Provee a sus “ Miembros” salas donde desarrollar sus actividades y publica, diariamente. “Lloyd’s List”, establecida en 1734, después del “London Gazette”, es la publicación más antigua de Inglaterra.

Los métodos utilizados para conducir los negocios de seguros son muy parecidos a aquellos usados en el siglo 17. Contratos de Seguros efectuados en Lloyd’s son suscritos con los “Underwriters” individuales, “cada uno por lo suyo”. Sólo ellos son responsables y solo a ellos se les puede entablar demandas judiciales. Edward Lloyd nunca fue el responsable por las transacciones llevadas a cabo en su propiedad. De igual forma, Lloyd’s no responde por las actividades de sus miembros. Lloyd’s no podría recibir demandas judiciales a causa de las pólizas suscritas en su cafetería y, de igual forma, no se puede enjuiciar a la “Corporación”.

Los negocios de la Corporación crecieron, obligándose ésta a regularizar su precario sistema de representantes que suponía velaban por sus intereses en el exterior. En 1811, el Comité Lloyd’s estableció el sistema de Agentes Lloyd’s. Además de sus actividades profesionales normales, estos agentes deben desarrollar funciones específicas para la Corporación Lloyd’s. Como Agentes, deben recoger, y enviar a la Corporación cualquier información que pueda ser de interés al Mercado Lloyd’s y aseguradores en todo el mundo.

Luego, se tornó común para los aseguradores, tanto miembros de Lloyd’s como compañías de seguros en todo el mundo, incorporar en las cláusulas de las pólizas y certificados emitidos, la necesidad de efectuar inspecciones para establecer el grado y la causa de los daños o pérdidas a los buques y su carga o a la carga transportada por mar, aire o tierra. Estas revisiones deben ser efectuadas por inspectores de los Agentes Lloyd’s. Es importante resaltar que cuando un Agente Lloyd’s hace una inspección a solicitud de un asegurador, liquidador o corredor que no forma parte de Lloyd’s, lo esta haciendo por cuenta del solicitante y no por cuenta de Lloyd’s mismo. Además de las inspecciones, los Agentes Lloyd’s son responsables, en los casos en que la póliza o certificado así lo indique, por el ajuste y pago de los reclamos.

Muchos, se preguntarán por qué el seguro de transporte de carga se llama “transporte marítimo” o, en ingles “marine insurance” cuando cubre además mercancías transportadas por vía aérea o terrestre. Cuando comenzó el negocio de los seguros, estaba totalmente relacionado con la carga transportada en barcos. Sin embargo, cuando comenzó el transporte masivo por tren, camión y posteriormente por avión, se quedó el término “marítimo”.